Hormigón Pulido


Existen varios tipos de hormigón pulido que irán en función de los requerimientos de cada instalación.

Nosotros le asesoramos en la seleción de los tipos más adecuados en cada caso, dependiendo de factores como:

  • Uso que se va a dar al pavimento   
  • Resistencia
  • Dosificación
  • Ubicación

El pavimento pulido es de fácil colocación. La calidad de acabado, prontitud de ejecución y economía de costes son factores determinantes que nos permiten lograr un trabajo altamente profesional con la rapidez y la eficacia que demanda el cliente.

Se utiliza cada vez con más frecuencia el hormigón pulido en suelos, tanto en obras nuevas como en edificaciones ya construidas al realizar reformas o rehabilitaciones, y es que el hormigón pulido tiene una excelente presentación y poco mantenimiento, posee un alto brillo sin necesitar de ningún tipo de cera o recubrimientos adicionales.

Varias razones hacen de que cada vez más diseñadores, clientes y arquitectos elijan sus suelos en hormigón pulido, algunas de estas razones su gran durabilidad, su precio barato en comparación de otros de similar apariencia, su poco mantenimiento, la rapidez de aplicación y puesta en servicio. Estos factores hacen que el hormigón pulido sea cada vez más elegido como acabado final para suelos de oficinas, centros comerciales, fábricas, e incluso viviendas.

El hormigón absorbe directamente la humedad. No se pudre y no se puede quemar.

Dado que se invierte mucho en un suelo, se espera que sea perenne. Además de un coste de producción muy bajo y una resistencia al desgaste, el bajo coste de mantenimiento queda uno de las ventajas económicas del suelo hecho de hormigón pulido.